Director: Cesar Lévano | Lima, Domingo 02 de marzo del 2014 - AÑO: VIII - Edición: 03259


Publicado: Sábado 21 de diciembre del 2013 | Columnistas y Colaboradores | Imprimir | Compartir | 681 Lecturas

La sentencia de la Corte de La Haya

La Corte Internacional de Justicia de La Haya, luego de casi seis años, tiene una decisión definitiva sobre el Diferendo Marítimo entre Perú y Chile, que dará a conocer el 27-01-2014, en medio de grandes expectativas y esperanzas, que desde el 16-02-2008 transitaron desde la desconfianza, y la desatinada propuesta de algunos personajes para firmar la CONVEMAR (Convención del Mar), hasta la apreciación y valorización de nuestras 200 millas marinas, y su increíble riqueza marina.


Juan Rebaza Carpio

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar

Lejanas están las propuestas de 1985, alcanzadas por el entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Allan Wagner, a su par chileno, Jaime del Valle, reforzadas el 23.06.1986, a través de una Nota Diplomática Peruana, por nuestro Embajador en Chile, Juan Miguel Bakula, para suscribir un tratado de límites marítimos, y que nuestros vecinos del sur respondieron negativamente, tras suscribir la CONVEMAR en 1997, y alcanzar a las Naciones Unidas en forma unilateral sus cartas náuticas, en septiembre del 2000. Es evidente que nuestro país acertó al acudir a instancias internacionales, accionando pragmáticamente, y eliminando cualquier asomo de beligerancia, para no obstruir la cooperación e integración para el desarrollo de nuestros países.

Los sólidos fundamentos peruanos alcanzados en diciembre del 2012, ante la Corte de La Haya, presidida por el eslovaco Peter Tanka, aseveraron que la delimitación de zonas fronterizas, deben ser aceptadas bilateralmente; que la “Declaración de Santiago” de 1952, se refirió a la manifestación de soberanía sobre las 200 millas marinas de Perú, Chile y Ecuador, y que según el Tratado de Lima de 1929, la frontera peruano – chilena debe tratarse desde el Punto Concordia, proponiéndose el trazado de una adecuada línea equidistante, como se ha determinado inclusive en el caso de Colombia y Nicaragua.

Aún cuando resulte al momento un pronóstico optimista, las postergaciones del fallo de la Corte de La Haya, desde mediados del presente año, que parecieron tomar en consideración el proceso electoral chileno, y la búsqueda de un clima político adecuado, podrían deberse a que la decisión no sería de modo alguno salomónico, tratándose de un diferendo centrado en una cuestión de puro derecho. La actual crisis pesquera chilena, resultante de su asociación a la CONVEMAR, que le restringe alguna soberanía en sus 200 millas, la depredación de su especie principal: el jurel; amenguado solo por la explotación del triángulo marítimo peruano rico en anchoveta, hace inocultable la preocupación de los harineros chilenos.

La decisión de la Corte de La Haya, finalmente alejado de las circunstancias políticas de nuestros países, deberá implementarse, acatando el compromiso adquirido por nuestros gobernantes. El clima de serenidad que impera, afortunadamente viene siendo reforzado por la diplomacia, juristas, asociaciones civiles, y representantes de la Iglesia de nuestros países, que representan las aspiraciones de vivir en paz.

 

Columnistas más leídos de hoy

- La sentencia de la Corte de La Haya (682 lecturas)
- Al ritmo del turf (251 lecturas)
- Paz y reflexión (180 lecturas)


Tags: convemar, decision, millas, paises, marinas, chileno, chilena, soberania, peruano, suscribir,

Más noticias de Columnistas y Colaboradores
 
  • Perú, Chile y Colombia en La Haya

    Perú, Chile y Colombia en La Haya »

    1.- La actual estrategia peruana respecto al fallo de La Haya ha sido, en cierta manera, la continuación de la tesis de las “cuerdas separadas” planteada por el...

  • Fujimori y una tragedia nacional

    Fujimori y una tragedia nacional »

    Condenado por la Corte Suprema a 25 años de cárcel por delitos de lesa humanidad y corrupción, Alberto Fujimori acaba de reclamar la paternidad de la...


Comparta esta noticia


 

Comentarios


El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player